El Aeropuerto Internacional Princesa Juliana es uno de los más extremos, pues a tan sólo 25 metros sobre el suelo, vuelan los aviones para llegar a la isla de San Martín (Sint Maarten) en el Caribe. Originalmente fue creado como pista de aterrizaje militar en 1942, pero fue convertido en uno civil un año más tarde.

Para aterrizar o despegar, deben pasar sobre una playa repleta de turistas, así que este es posiblemente el único lugar donde puedas ver a los aviones volando desde abajo y a una muy corta distancia.

La única advertencia es que no te acerques demasiado por que el hacerlo "puede provocar lesiones serias o incluso la muerte".